Proyecto Funciones Ejecutivas 1 - Nuestra Experiencia

Sábado, 5 de noviembre de 2011

Tal vez una crónica de los talleres, para informar a ustedes acerca de la actividad realizada con los niños del colegio, ofrezca poco bagaje conceptual acerca del desarrollo de los talleres, sin embargo vamos a intentar brindarles la mayor información acerca de esta enriquecedora y fenomenal actividad que nos dejó tantos aprendizajes como Fundación.

El proyecto “Funciones Ejecutivas I”, fue la oportunidad de la Fundación Kuhane para ofrecer oportunidades de proyección, sensibilización y apoyo frente a las situaciones que requieran seguimiento y acompañamiento.

Nuestro taller empleó como soporte metodológico y pedagógico el enfoque de Aprendizaje Experiencial, el cual permitió el logro de aprendizajes significativos en la población asistente. Es difícil imaginar la alegría que puede experimentarse al observar el esfuerzo de los jóvenes, trabajando en conjunto por una meta en común, dividiendo funciones, tomando riesgos, siendo creativos y participativos.

Con los jóvenes más grandes, (de grados sexto a once), se realizaron ejercicios de funciones ejecutivas enfocados en procesos de planeación, organización, ejecución y autoevaluación de actividades, siempre retomando los ejercicios ejecutados, enfocando el aprendizaje en el proceso académico de cada uno de ellos y en sus vidas en las diferentes áreas en las que se desempeñan.

La experiencia en estos talleres nos permito observar y valorar habilidades importantes para el desarrollo de sus sueños, pese a la tendencia actual de los jóvenes de desmotivarse con facilidad, la retroalimentación constante acerca de su desempeño actual y futuro permitió generar cambios comportamentales y emocionales que aportaron significativamente al desarrollo del taller, pero sobre todo acercaron a los jóvenes a la reestructuración de su proyecto de vida desde la visual de sus principales fortalezas y aspectos a mejorar.

Dentro de las actividades con los niños de Preescolar y Grado Primero, nos encontramos con niños alegres, espontáneos, sin temor a equivocarse y con ganas de aprender, que desarrollan las actividades planeadas con amor, enfoque y alegría, siempre sacando lo mejor de ellos para trabajar con sus compañeros y aprender.

El trabajo con los niños de grado segundo a quinto nos permitió encontrarnos con caras sonrientes, ojos brillantes, astucia, juego y el cariño de quien aprende cosas nuevas que seguramente será determinante para establecer el camino de su futuro.

Las actividades realizadas con los niños de Preescolar a Quinto, se basaron en el aprendizaje por medio del Juego Dirigido, enfocado al desarrollo de habilidades cognitivas de atención, concentración, memoria, organización, entre otras, dentro de una perspectiva lúdica, facilitando así la participación y el aprendizaje significativo y a largo plazo de los procesos.

Así mismo, se realizó un trabajo grupal con los docentes de la institución con el fin de abordar las temáticas de funciones ejecutivas y su aplicación en el contexto escolar, de forma que se concienticen acerca de la importancia del manejo de estos procesos en pro del mejoramiento académico y formativo de sus estudiantes desde los más pequeños hasta los más grandes.


Diego Alejandro Trujillo Rodríguez Psicólogo
Director de Proyectos y Programas
Fundación Kuhane - Tejiendo Sociedad



HALLOWEEN: Una época para fortalecer el vínculo familiar y el desarrollo de nuestros hijos

Jueves, 27 de octubre de 2011

Durante el mes de octubre entre chicos y adultos surge un mundo imaginario caracterizado por las fantasías infantiles, los deseos ocultos de ser una persona que no se es, por una vez, a partir de la personificación diversos héroes, vilanos, princesas entre otros, que sin darnos cuenta reflejan y proyectan nuestros más profundos instintos y que a su vez nos definen como personas poniendo en evidencia nuestro carácter y nuestras preferencias.

Si bien es cierto “la fiesta de noche de brujas” o “la noche de los niños” está vinculada a la etapa de la infancia, niñez y parte de la adolescencia, cada vez es más popular entre los adultos hacer parte de las fiestas de disfraces y rememorar épocas pasadas vistiéndose de superhéroes, fantasmas, vampiros entre otros, poniendo de manifiesto como las nuevas generaciones de adolescentes y adultos jóvenes luchan por mantener en ellos parte de la magia de “hacer como si”, expresando pretensiones y fantasías que la sociedad reprime señalándolas como impropias; sin embargo no es un secreto que en la actualidad la madurez ligada a la etapa de la adultez no esta determinada por el desarrollo físico sino al ritmo que cada sujeto le imprima a su desarrollo psicológico y profesional.

Ahora bien, si para los adultos implica un regreso a su infancia, ¿Qué implicaciones y qué sentido tiene esta celebración para los niños? .

Durante la infancia y la niñez el mundo simbólico se vive en su máximo esplendor, la posibilidad de ser Superman o Blanca nieves trasciende el “hacer como si” – mas allá de solo imitar a dicho personaje- y se vive como una realidad que acentúa los primeros rasgos de personalidad, pues para cada niño disfrazarse es más que un juego, permitiendo traer a la realidad compartida con los adultos los poderes y habilidades de los héroes que admiran, logrando desplegar su mundo imaginario y con él las cargas emocionales y afectivas que trae consigo la infancia.

En esta medida, los padres tienen la posibilidad de adentrarse en la imaginación de sus hijos, fortaleciendo el vínculo afectivo al interior de la familia, al permitirse crear dicho personaje con ellos, fomentando a su vez la creatividad, herramienta cognitiva de gran importancia en el desarrollo psicolgico de los niños.

Por otro lado, octubre está marcado por los diferentes eventos que celebran la época de Halloween con actividades coloridas, cargadas de estímulos sonoros, pictóricos que favorecen en los niños el desarrollo motriz, visual, incluso del lenguaje y de pensamiento, ya que cada evento trae consigo un encuentro con sus pares y el sin fin de imaginaciones y fantasías de cada niño, lo cual favorece en ellos expresar sus emociones y deseos espontáneamente, desarrollando habilidades de socialización, cooperación, negociación y resolución de problemas.

Así pues, para disfrutar de manera educativa esta época presentamos las siguientes recomendaciones para hacer de esta celebración un espacio de desarrollo psico –afectivo en los niños y las familias.

Construyan disfraces originales en conjunto con los niños; con esto fomentan la creatividad además de desarrollar habilidades manuales y motrices en ellos. Si es un niño entre los 7 y doce años permítale tener el control en la creación de su disfraz a través de pautas claras. Si se trata de un niño pequeño, asegúrese de hacer la actividad fácil y divertida dividiendo el proceso en partes.

Permítale a su hijo que sea él quien elija el disfraz, estableciendo criterios sanos para la escogencia del mismo. Así le ayudará a generar una identidad propia.

Fortalezcan el vínculo afectivo con ellos compartiendo disfraces o temáticas para la escogencia del mismo, disfrazándose con ellos, por ejemplo: la familia de los increíbles, los picapiedras entre otros.

Lean cuentos o historias que estén relacionadas con la época, lo cual culturiza a los niños con las tradiciones orales de nuestro país y además de ofrecerlos nuevos elementos para fomentar el desarrollo de su imaginación; además de generar en los niños fascinación por la lectura.

Finalmente, recuerden que el disfraz les permite tener una entrada a la óptica de los niños sobre el mundo de los adultos y que percepción tiene acerca de la dinámica de este, además poder comprender el lugar que ellos mismo se otorgan en dicho espacio.


Lina Marcela Saldarriaga
Subdirección de diseño y desarrollo
Fundación Kuhane - Tejiendo Sociedad
linasaldarriaga@fundacionkuhane.org



Volver a la escuela… retomando hábitos

Miercoles, 01 de Febrero de 2012

Este es el mes del año,en el que la gran mayoría de las personas nos disponemos a retomar nuestras actividades cotidianas después del disfrute del periodo vacacional, sin embargo, es también el momento en el que requerimos un mayor nivel de organización y planificación de tal manera que se garantice el cumplimiento de las metas establecidas. Esta es una situación cotidiana para los adultos pero, un transito similar (y en ocasiones más traumático) tienen nuestros niños, niñas y adolescentes, quienes después de un buen número de días en que los hábitos son negociables y se vuelven difusos, deben retornar al cumplimiento de horarios académicos, programación de tareas, nuevamente despertar más temprano, en resumen retomar rutinas.

Este proceso puede desencadenar (de no estar bien manejado este proceso) en comportamientos disruptivos, tristeza, apatía, dificultades para concentrarse, ansiedad, irritabilidad, agresividad, etc., como consecuencia del cambio de rutinas; convirtiéndose este periodo de adaptación en una situación compleja que genera altos niveles de estrés en respuesta al regreso de las actividades académicas.

Con este panorama, es necesario tener a la mano, una serie de estrategia y herramientas que permitan a padres, cuidadores y docentes, estar preparados para apoyar oportunamente a los niños, niñas y adolescentes, favoreciendo su capacidad de adaptación a través de la incorporación paulatina de los hábitos a reforzar; para lo cual es necesario siempre trasmitir actitudes positivas hacia la escuela y los nuevos retos qué se asumirán, entendiendo que todo proceso requiere tiempo y paciencia.

A continuación queremos compartir algunos puntos importantes que pueden serle útiles para apoyar esta transición. En casa…

- Regrese paulatinamente a los horarios para dormir y despertar: Regularmente durante las vacaciones los periodos de sueño tienden a desordenarse, por esto, le sugerimos días antes del ingreso a clase se vayan modificando paulatinamente estos horarios hasta llegar finalmente al estipulado en la escuela, de esta manera podemos evitar que los niños estén cansados a la hora de asumir sus deberes académicos.

- Defina desde el primer día un horario de actividades posteriores a la escuela, esto le permitirá al niño identificar claramente las tareas y rutinas que debe apropiar y por tanto estará usted aportando a la organización del tiempo de su hijo.

- Establezca horarios para repasar los temas más importantes del periodo anterior, con el fin de facilitar a los niños la movilización de sus recursos cognoscitivos (aprendizajes previos) y disminuir así la ansiedad e inseguridad que pueda experimentar frente al inicio del nuevo curso.

- Permita a los niños participar en el proceso de organización de su material académico (libros, útiles, etc.) favorezca que esta sea una actividad agradable a través de la cual el niño personalice sus útiles y se apropie de estos como herramientas fundamentales para sus labores académicas.

En la Escuela.

- Propiciar el uso de agenda, facilitará a los niños desarrollar hábitos de organización de su tiempo y sus actividades.

- Desarrolle actividades lúdicas y llamativas al iniciar la jornada durante las primeras semanas, con el fin de favorecer niveles atencionales y motivacionales.

- Establezca rutinas en el aula en la que se lleve a los niños en niveles progresivos de exigencia, es decir, ofrézcales un margen de tiempo para que recuperen el ritmo de trabajo.

Finalmente, recuerde que solo una comunicación fluida entre padres, docentes y niños, permitirá identificar a tiempo las dificultades y generar estrategias de solución oportuna.


al cielo

Isabel Crisitina Florez
Psicologa especialista en Clinica
Fundación Kuhane - Tejiendo Sociedad
isabelflorez@fundacionkuhane.org

                                              facebooktwitterfan